¿Qué es el Hatha Yoga?

Los asanas y demás técnicas del Hatha Yoga son un método “inteligente” de practicar ejercicio físico, mejorar la salud y calmar la mente y las emociones. No solo actúan a nivel muscular estirando y activando los músculos, sino que también actúan sobre los órganos a través de las presiones que ejercen sobre ellos en las diferentes posturas y sobre los diferentes sistemas del cuerpo: nervioso, respiratorio, circulatorio, endocrino… a través de las diferentes técnicas de respiración, inversiones, relajación etc. por eso es un sistema completo, que manipula cada parte del cuerpo sistemática y metodicamente, y es por eso que decimos que es “inteligente”.

 

 

 

 

Hatha yoga es una disciplina que comprende técnicas para el control del cuerpo y de la mente que están esencialmente basadas en la respiración. Se trabaja con el cuerpo físico pero todas las técnicas que se utilizan tienen como fin acallar la mente y traer paz y calma al sistema nervioso. La palabra HATHA se deriva de dos raíces “ha” (Sol) y “tha” (luna). Se basa en los textos tántricos, a diferencia del Raja yoga, que se basa en los Vedas.

Hatha yoga es el método de yoga que usa el cuerpo físico, aquello que podemos ver y percibir, y con lo que podemos conscientemente trabajar, como instrumento para ir elevando nuestra percepción, para ir expandiendo los límites de nuestra conciencia.

Este sistema de Yoga se reconoce principalmente por los “asanas”, que son las posturas típicas del Hatha Yoga, estos “asanas” tal como los conocemos hoy en día en occidente, son un sistema científico de ejercicios desarrollados por los yoguis, el primer texto conocido de Hatha Yoga, el Hatha Yoga Pradipika es del siglo XV, aunque se considera mucho más antiguo y si está practica ha llegado hasta nuestros días es porque no se trata de cualquier “moda”, sino porque realmente funcionan. Estos ejercicios buscan el crear y mantener en el individuo un nivel óptimo de salud y bienestar a todos los niveles, físico, mental y emocional, lo que le permitirá dedicarse a la práctica de la meditación durante una larga vida. Los asanas y pranayamas, o ejercicios de respiración, no solamente mantienen la salud del cuerpo al estimular la circulación, desbloquear las articulaciones, impartir tono a los músculos y masajear los órganos internos, sino que también ayudan a calmar y controlar el sistema nervioso, las emociones, y la mente.

El texto más antiguo conocido de Hatha Yoga es el Hatha Yoga Pradipika de Swami Svatmarama, que data del siglo XV. En el capítulo I verso 2 dice que el Hatha Yoga es solamente un medio para alcanzar el Raja Yoga.

Asana (es una palabra en sanscrito que literalmente quiere decir “sentándose” o estar sentado, es la postura tradicional que se usa para la meditación), en el contexto del Tantra, que es en el que se desarrolla la práctica del Hatha Yoga, Asana significa más una actitud interna, una manera de estar, una forma de sentirse, que una determinada postura, significa cómo tú te “colocas” ante la práctica, con qué actitud practicas, qué valores cultivas durante la práctica… y es más importante cómo uno se siente durante la práctica que cómo uno se ve.

A pesar de su antiguedad el Hatha Yoga sigue evolucionando, las técnicas continúan desarrollándose hasta el día de hoy y actualmente existen muchas escuelas de Hatha yoga, todas aparentemente diferentes y que denominan su práctica de alguna manera específica dependiendo de la forma de practicar, y del enfoque de la escuela, enfoque que a veces adoptan para distinguirse de otras escuelas simplemente por cuestiones comerciales. Porque no todos los alumnos son iguales, cada escuela se enfoca en algún “estilo” determinado que va más con determinado tipo de alumno, y es responsabilidad de cada alumno buscar la escuela que a él le resulte más apropiada, dependiendo de sus necesidades, de sus expectativas, de su condición física, etc. Puede ser que existan tantas escuelas de yoga como profesores de yoga, ya que cada profesor te transmite su propia y única experiencia.

Existen cientos de posturas y de variantes que conforman lo que hoy en día se suele llamar “Hatha Yoga moderno”, que se ha ido y se sigue desarrollando continuamente, y que tienen como objetivo o meta ayudar en la evolución de los seres humanos a través de la evolución de la conciencia hasta llegar al estado de conciencia del “yoga” o Samadhi. Sin embargo hoy en día, por diversos motivos, mayormente egoicos o comerciales, también se está denominando “yoga” a actividades que nada tienen de “yoguico”, entendiendo como “yoguico” a lo que te ayuda a acercarte, y quizás llegar, al estado de “yoga” o “Samadhi” o “Unión consciente con la esencia de ti mismo”. y es responsabilidad del verdadero profesor de yoga mantenerse fiel a la tradición del yoga auténtico a la hora de realizar su trabajo y no dejarse llevar por las modas, por muy atractivas o comercialmente rentables que parezcan… una técnica de yoga, si merece ese nombre, es una técnica que te lleva a la auto indagación y al auto conocimiento, que te induce a establecer, y a mantener continuamente, una conexión intima contigo mismo y a seguir profundizando en esa conexión, que te lleva a cultivar la paz y la calma interior, que te lleva a conocerte realmente, que te lleva al autoconocimiento … no es una técnica de yoga la que te “distrae” o lleva tus sentidos hacia fuera…, puede que sea una buena técnica para divertirte, para pasarlo bien, que resulte muy atractiva, y que sirva para otros propósitos, por supuesto, no estoy diciendo que determinadas actividades no tengan que existir o que uno no las deba practicar, para nada, pueden resultar deseables para conseguir otros objetivos en la vida… pero no se le puede llamar “yoga” a una técnica que no sirve para el propósito de alcanzar la meta del yoga: expandir tu conciencia hasta lo más profundo, hasta llegar a conocer lo más profundo de ti mismo, a “ser consciente de tu Esencia”.

La práctica del HATHA Yoga que practicamos en nuestra escuela comprende las siguientes técnicas que nos ayudan a obtener este propósito:

Ejercicios de respiración (pranayamas), comprenden la primera parte de la clase. Los pranayamas son las técnicas más valiosas para crear un estado de paz interior cada vez más solido, para sentir un cambio “notable” en ti mismo. Además de colaborar con la salud física del cuerpo al aportar más óxigeno al organismo.

Ejercicio físico, asanas o posturas y otros ejercicios coordinados con la respiración. Los asanas del yoga son totalmente diferentes del ejercicio vigoroso o extenuante: en los asanas se alternan períodos de movimientos lentos y suaves, coordinados con una respiración profunda, con períodos de inmovilidad total, lo cual te obliga a estar en contacto contigo mismo si quieres mantener el asana, a estar en contacto con tu cuerpo, con tus emociones, y a darte cuenta de cómo respondes a las diferentes situaciones que los asanas te invitan a atravesar, a veces situaciones díficiles o intensas, a veces tranquilas y agradables… los asanas te invitan a vencer las resistencias y a sentirte mejor contigo mismo una vez que vences tus miedos, tus molestias… la práctica se va convirtiendo en algo delicioso, hasta crear una relajación profunda en los tejidos del cuerpo, fascia, músculos, órganos… y en el sistema nervioso. Durante la práctica de los asanas buscamos que la energía vital aumente, en lugar de gastarse. Por lo tanto, mediante una práctica regular de asanas el Yogui almacena energía interna que usará la mente para obtener una conciencia superior. Al aprender a acallar los nervios y a mantener el cuerpo totalmente quieto durante cierto período de tiempo se desarrolla el control sobre los sistemas nervioso y muscular, y se obtiene el grado físico necesario para realizar largas meditaciones.

En nuestra escuela usamos las más refinadas técnicas de alineamiento corporal para realizar la práctica de las posturas del yoga o asanas. Estas técnicas están basadas en estudios recientes realizados por grandes Maestros del Hatha Yoga, como B.K.S. Iyengar y John Friend, quienes  en mi opinión han aportado gran valor a estas prácticas con su trabajo y esfuerzo, haciendo que la práctica de asana se convierta en una técnica muy terapeutica y de gran valor para aliviar muchas molestias físicas. Además de otros grandes Maestros y Profesores de Yoga con los que me he encontrado en mi camino, y a los que estaré siempre profundamente agradecida, como Godfrey Deveraux, Susana García Blanco, Gisela Vázquez, etc.

Pero el efecto más importante de los asanas es sobre las glándulas endocrinas:

Las glándulas endocrinas tienen una profunda influencia sobre nuestras emociones y sobre el estado de nuestra conciencia. La sutil presión de los asanas sobre las diferentes glándulas afecta las secreciones hormonales, generándose hormonas que ayudan a cultivar el equilibrio emocional y la paz mental. A estas glándulas también se las conoce como “glándulas sin canales” porque sus secreciones pasan directamente a los canales sanguíneos en lugar de a canales propios. Las glándulas endocrinas son el páncreas, la tiroides, la paratiroides, las suprarrenales, las gónadas, la pituitaria y la pineal. Se ha comprobado que las emociones mentales tales como el miedo, la tristeza, el enfado, los celos, el odio, el amor y la alegría afectan a nuestro cuerpo, especialmente al sistema endocrino, dependiendo de su grado de intensidad. En casos extremos de tristeza o miedo, incluso puede sobrevenir la muerte. Estas emociones son como ondas de shock que afectan al sistema nervioso y llevan a la degeneración de las glándulas endocrinas.

Técnicas de relajación profunda guiada, que ayudan al cuerpo a asimilar los efectos de los asanas, para poder cultivar una mente tranquila y ecuánime que nos facilite la meditación, que nos facilite el establecer y mantener CONTINUAMENTE esa conexión contigo mismo.

El sistema endocrino está controlado por los nervios simpático y vago. El efecto curativo de los asanas sobre las glándulas junto con su influencia relajante es por lo tanto de vital importancia. Esta habilidad de permanecer equilibradamente relajado tiene un efecto psicológico importante. Los yoguis, a través de su entrenamiento físico, aprenden gradualmente a mantener sin ningún esfuerzo y de manera natural un equilibrio psicológico inalterable, a conservar una perfecta calma psicológica en cualquier ambiente o circunstancia.

¿Quieres ser alumno?

Desde Surya Yoga te invitamos a descubrir lo que es el yoga, a practicarlo y a experimentar la paz y la dicha que anhelas.