Claves para practicar Hatha Yoga

La práctica del Hatha Yoga es justamente eso, una práctica. Se trata de una combinación precisa y sutil de movimiento, respiración y quietud, para sacar lo mejor y lo peor de uno mismo, para hacernos conscientes de ciertos aspectos de nosotros y poder refinarlos para que nuestra vida sea más tranquila, llena de bendiciones y sobre todo más gozosa.

5 Claves para practicar Hatha Yoga de una manera más gozosa

La práctica del Hatha Yoga es justamente eso, una práctica. Se trata de una combinación precisa y sutil de movimiento, respiración y quietud, para sacar lo mejor y lo peor de uno mismo, para hacernos conscientes de ciertos aspectos de nosotros y poder refinarlos para que nuestra vida sea más tranquila, llena de bendiciones y sobre todo más gozosa.

No tengas expectativas

Intenta no comenzar la clase imaginándote cómo debería ser. Intenta mantener tus expectativas a un lado. Quizá un día quieras una clase muy activa y el profesor ese día da una clase muy suave. Quizá no quieras hacer la postura del cuervo o el pino… Lo que recibes en la clase es un regalo. Si tienes expectativas sobre cómo debería ser, podrías desilusionarte. A menudo, lo que recibes es exactamente lo que necesitas.

2ª Disfruta de la práctica.

¿Tienes alguna meta para tu práctica? ¿Practicas para ponerte en forma, para volverte más fuerte, más flexible, para poder hacer posturas más difíciles? Si te interesan solo los resultados estarás perdiéndote el regalo y el propósito real de la práctica, que no es llegar a ningún sitio, sino darnos cuenta y aceptar lo que somos y dónde estamos en este momento. Es lo mismo en la vida, disfruta del camino, ten una meta, pero no quieras alcanzarla de cualquier manera y a costa de cualquier cosa o sacrificio.

3ª Deja de luchar.

Si en una postura estás tirando y forzando, intentando tocarte los pies o llegar más lejos, no estás sintiendo. Si no estás sintiendo, seguramente no estás conectado con lo que estás haciendo. Si no estás conectado con lo que estás haciendo estás exponiéndote a lesiones y a sufrimiento. La práctica del yoga es un proceso de conexión. Te reconectas con lo más profundo de ti mismo. Si estás luchando en las posturas, o en la vida, puede que sea el momento de suavizarte un poco. Si estás continuamente “empujando” quizá sea el momento de “quitarte de en medio” (tus deseos) y dejar que la postura crezca sola.

4ª Se agradecido.

Si practicas yoga eres un privilegiado. Eres uno del pequeño porcentaje de personas en este mundo que tiene tiempo/dinero/recursos/deseo de mejorar, crecer y aprender. No oscurezcas ese privilegio quejándote de las clases, de las esterillas que resbalan, o de que no puedas hacer alguna determinada postura. Recuerda siempre el regalo del que disfrutas.

5ª Establece una intención.

Cada práctica es una oportunidad para ti de ser más consciente de tu realidad. ¿Qué necesitas cambiar en tu vida? ¿Qué estás evitando o que comportamientos ya no te ayudan? ¿Cómo puedes usar tu práctica para darte cuenta de quién o qué eres Realmente? Cada vez que practiques establece una intención para ser la persona que necesitas ser hoy.

La práctica del yoga es un regalo. Tu que ya conoces los resultados de la practica de las técnicas del yoga, considerate afortunado y bendecido por poder practicar yoga, no todas las personas pueden hacerlo ¿Cómo puedes expandir tu visión de lo cotidiano para acceder a una visión más amplia que haga que cada práctica se convierta en una transmisión de energía, gracia y amor?

¿Quieres ser alumno?

Desde Surya Yoga te invitamos a descubrir lo que es el yoga, a practicarlo y a experimentar la paz y la dicha que anhelas.

Solícita tu plaza