Consejos para practicar asanas

Los asanas, como cualquier disciplina, requieren el seguimiento de ciertos principios o reglas básicas para obtener los mayores beneficios de su práctica y para prevenir ciertas reacciones adversas, sugerimos las siguientes pautas como parte integral de la práctica de los asanas.

  • No practique asanas con el estómago lleno. Deje pasar de 1,5 a 3 horas después de la comida, dependiendo de cuanto haya comido.
  • Recuerde siempre que el yoga no es una práctica competitiva. Es más importante estar atento a las sensaciones y deleitarse en la práctica que la forma o la posición que se alcance en un determinado momento. Recuerde que la forma irá cambiando cada día y que no es el objetivo de la práctica, sino un medio.
  • Mantenga presentes durante toda la práctica los siguientes principios, que conforman la actitud que idealmente debe observar durante la práctica: 
  • Manténgase consciente de la respiración, manteniéndola lo más fluida y cómoda posible todo el tiempo. Cada asana afecta a la respiración de una forma diferente, observe la manera en que cada asana afecta a su respiración.
  • Aprenda a coordinar la respiración con el movimiento, así suavizará el esfuerzo para ejecutar la postura y para mantenerla.
  • Muévase con ligereza y con suavidad, lenta y conscientemente, nunca haga movimientos bruscos ni rápidos.
  • Mantenga el cuerpo bien alineado en cada postura, siguiendo los 5 Principios de Alineamiento Integral.
  • Manténgase muy conscientes de cómo se siente al mantener el asana. A través del asana está expresando hacia el exterior lo que tiene dentro, aprenda a sentir y a expresar las cualidades que sienta en su corazón: firmeza, libertad, belleza, armonía, bondad, conciencia… deléitese en la práctica.
  • Para cultivar la concentración y ayudar a que el asana “haga su trabajo” en los órganos, fascias, etc. Hay que ir intentando mantener el asana durante periodos cada vez más largos de tiempo, entre 10 segundos y 3-5 minutos (dependiendo del asana) pero manténgalas sólo el tiempo que pueda hacerlo con comodidad, siéntase libre para deshacer el asana cuando lo necesite.
  • Nunca fuerce un asana más allá de lo que su cuerpo le permita hacerlo, observando siempre sus sensaciones y respetando las señales que le transmita su cuerpo. Sea especialmente suave consigo mismo cuando haya alguna lesión. Si alguna articulación está inflamada, no la fuerce nunca, manténgase siempre dentro de su rango de movimiento durante la inflamación.
  • No practique asanas al aire libre cuando hace frío, puede resultar en que coja un resfriado. Mientras practique asanas en una habitación debe haber aire fresco, preferentemente las ventanas abiertas en verano, cuando haga frío calentar la habitación. No se debe permitir que haya humo en la habitación.
  • Use ropa cómoda que le permita libertad de movimientos. Los pies descalzos.
  • Practique los asanas sobre una alfombrilla antideslizante. Guarde siempre esta alfombrilla y úsela solamente para la práctica de los asanas.
  • La respiración debe fluir libremente a través del orificio izquierdo o de ambos orificios. Si el orificio izquierdo está cerrado no debe practicar asanas. Los orificios izquierdo y derecho se alternan en el predominio de la respiración a intervalos regulares y corresponden con la circulación de la energía sutil y cruda respectivamente. Los asanas deberían practicarse cuando están circulando las energías sutiles. Se puede abrir el orificio izquierdo tumbándose sobre el lado derecho con la cabeza apoyada sobre la mano y el codo, respirar regularmente durante unos minutos.
  • Es preferible seguir una dieta vegetariana, esto ayuda a mantener el organismo más limpio y a que el sistema digestivo trabaje menos. No obstante, esto no es un requisito para la práctica del Yoga, cada persona debe elegir libremente que alimentos quiere tomar. Es importante aprender a ser consciente de cómo nos sientan los alimentos que ingerimos y elegir aquellos que mejor digerimos y que mejor nos sientan.
  • Antes de practicar asanas es aconsejable que tome una ducha que termine con agua fría, esto relajará el cuerpo preparándolo para la práctica. Si no tiene suficiente tiempo o posibilidad de ducharse, puede lavarse la cara, antebrazos y manos.
  • Al terminar los asanas practique al menos 3 minutos de relajación, preferiblemente la relajación debe ser de entre 10-20 minutos.
  • Después de la relajación es mejor no ducharse y no comer durante al menos media hora.
  • Es aconsejable, por precaución, no practicar las posturas invertidas cuando se está con la menstruación, aunque este requisito dependerá mucho del practicante y de la escuela.

¿Quieres ser alumno?

Desde Surya Yoga te invitamos a descubrir lo que es el yoga, a practicarlo y a experimentar la paz y la dicha que anhelas.

Solícita tu plaza