YOGA Y EDUCACIÓN EMOCIONAL

         EDUCACIÓN EMOCIONAL

La educación emocional es un aspecto fundamental en nuestra Sociedad y actualmente imprescindible, en estos momentos de cambios a nivel global.

Tenemos muchas inteligencias y capacidades, da igual si son 7,9, o muchas más según los textos, culturas e interpretaciones. Lo importante es aprender a desarrollar todas esas inteligencias y capacidades para funcionar en plenitud y no a niveles mínimos y separando unas de otras.

Se sabe que utilizamos solo un 10% de nuestras neuronas. ¿qué pasaría si utilizáramos todas? Experimentaríamos mayor felicidad y plenitud, estando más disponibles ante los retos del día a día.

    A qué llamamos INTELIGENCIA EMOCIONAL?

Ser emocionalmente inteligentes significa desarrollar la habilidad de reconocer nuestras emociones, sensaciones, sentimientos y los de los demás y aprender a expresarlos adecuadamente en las relaciones que mantenemos con otras personas y en las que mantenemos con nosotros mismos.

La inteligencia emocional INTRAPERSONAL trata del autocontrol y expresión adecuada de nuestras emociones y sentimientos hacia nosotros mismos.

La inteligencia emocional INTERPERSONAL es la capacidad que tenemos para entender las emociones de otras personas y actuar de manera adecuada a ellas.

Ambas son importantísimas y están relacionadas con todos los ámbitos de nuestras vidas.

Se dan a la vez en la familia, las relaciones de amistad, las relaciones de pareja, en el trabajo, en el colegio y nuestras actividades cotidianas.

Por eso es tan importante que ADULT@S y NIÑ@S aprendamos a expresarlas de forma natural, a no reprimirlas, y a darle el lugar la importancia que tiene  en la Educación.

Vamos a enfocarnos ahora en la inteligencia INTRAPERSONAL

¿Cómo nos ayuda EL YOGA?

Con la práctica del yoga a través de la realización de las posturas coordinadas con la respiración y de los ejercicios de respiración, favorecemos:

  •             La relajación
  •             La atención y la concentración
  •             La capacidad de autoobservación
  •             La liberación de tensiones físicas, mentales y emocionales
  •             El autocontrol de nuestros pensamientos.
  •             El pensamiento positivo y enfocado

 

El yoga nos ayuda a:

SER CONSCIENTES de nuestros pensamientos y emociones

OBSERVAR sin juzgar lo que ocurre en nuestro interior

Las emociones no son buenas ni malas, son una gran fuente de energía que podemos aprender a conducir a nuestro favor. Lo mismo ocurre con nuestros pensamientos. El yoga te aporta herramientas para elegir libremente que pensamientos son adecuados para tu salud y bienestar y cuales te quitan energía.

A partir de nuestros pensamientos se generan nuestras emociones y éstas son más equilibradas y naturales siempre después de la práctica.

La práctica del yoga te aporta un espacio para relacionarte contigo mismo desarrollando esta inteligencia emocional INTRAPERSONAL, te permite expresar tus emociones con naturalidad y sin juicio.

Muchas veces después de la práctica se produce una liberación no sólo de las tensiones físicas, también de las emociones acumuladas, que podemos expresar y conducir de forma equilibrada y en un espacio de auto respeto.

Cada grupo de posturas nos ayuda de forma natural con nuestras emociones y pensamientos:

  • Las extensiones nos ayudan a liberar emociones acumuladas
  • Las flexiones aportan relajación
  • Las torsiones activan nuestra circulación favoreciendo estados de ánimo positivos
  • Las posturas de fuerza nos aportan tono muscular y despiertan la mente y los sentidos.
  • Las posturas de equilibrio nos ayudan a integrar mente y corazón.
  • Las posturas invertidas regulan el sistema endocrino tan importante en el equilibrio hormonal, vital para nuestro equilibrio mental y emocional. Favorecen la autoestima y la superación de los miedos

El yoga aporta además herramientas más allá de lo puramente físico

  • las técnicas de respiración
  • de concentración
  • de relajación
  • de meditación

Todo ello en conjunto nos aporta

  • Automotivación
  • Creatividad
  • Consciencia y respeto de nuestros limites físicos
  • Consciencia y respeto de nuestras necesidades emocionales reales
  • Alegría y fuerza
  • Pensamiento enfocado y constructivo
  • Capacidad de conducir nuestras energías de forma serena y equilibrada, aportando salud y bienestar integral.

A LO LARGO DE LOS AÑOS ME SIENTO CADA DÍA MÁS AGRADECIDA A LA PRÁCTICA.

LOS ALUMN@S SALEN DE CADA CLASE CON EL CUERPO LA MENTE Y EL CORAZÓN MEJOR QUE CUANDO ENTRARON Y NOSOTR@S PROFESOR@S TAMBIÉN